164658 Convento de la Santa Cruz, Querétaro

164658 Convento de la Santa Cruz, Querétaro

Queretaro en el Mapa
Este modelo fue realizado dentro del Proyecto "Querétaro en el Mapa", implementado por el Municipio de Querétaro a través del Programa Hábitat, Vertiente Centros Históricos, contando con el apoyo del Gobierno Federal por medio de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU). A principios del siglo XVII se comenzó a construir el templo. En 1645, se decía que era suntuosísimo. Fue entonces, a raíz de alguna mejora, cuando algunas personas denunciaron ante el obispo no haber precedido las licencias ordinarias de fundación, por lo que antes de proceder conforme a derecho, se les concedieron cinco años de plazo a los franciscos para conseguirla. La autorización para fundar el convento se expidió por el rey Felipe IV, el lº de febrero de 1653. El convento se dedicó como enfermería de la Provincia franciscana de San Pedro y San Pablo. En 1660 dejó de serlo y seis años después, estando templo y convento terminados, se instaló ahí el noviciado de la misma Provincia y fue declarado casa de recolección, bajo el título de San Buenaventura hasta 1683 Un año antes, fray Antonio Linaz de Jesús María había obtenido la autorización papal, real y del general de la Orden para fundar aquí un colegio evangélico. En adelante se llamó Colegio Apostólico de Propaganda Fide de la Santa Cruz de Querétaro. Templo y anexo poseían todos los elementos materiales para llevar a cabo la misión apostólica. La fundación se realizó el 15 de agosto de 1683, estuvo formado por veintitrés religiosos provenientes de diversos puntos del viejo mundo, entre ellos fray Antonio Margil de Jesús. Partiendo de este Colegio se realizaron hazañas y conquistas espirituales a lo largo y ancho del virreinato, incluyendo Guatemala, Costa Rica y la alta California. También sufrieron bajas continuas, algunos misioneros padecieron tormento y muerte a manos de los indios. Se conservaban en la sacristía seis retratos que son prueba de martirios, hoy están en el Museo Regional. Los movimientos de Independencia y Reforma llevaron al quebranto a este Colegio apostólico, por lo tanto casa y templo fueron profanados y sus habitantes exclaustrados. En 1827 con motivo de la expulsión de los españoles del suelo mexicano, salieron catorce frailes y quince legos, quedaron sólo cuatro mexicanos para todo el trabajo del Colegio. La promulgación de las Leyes de Reforma en 1859, las cuales nacionalizaban los bienes eclesiásticos, permitieron la confiscación de templos y conventos por el Gobierno. En noviembre de 1860 los frailes fueron sacados y comenzó así su peregrinar y desbandada, algunos prestaban sus servicios en diversos templos y vivían en casas particulares. En 1864 los religiosos volvieron para habitar parcialmente el convento, el guardián fray Miguel María Zavala dio cuenta del estado del edificio al gobernador de la Mitra: deterioros, transformaciones del colegio para hospital militar, destrucción en el cementerio y en la capilla de éste, pérdidas de ornamentos y objetos sagrados y retiro de los altares en las capillas del noviciado y la enfermería. Templo y convento fueron ocupados por el ejército de Maximiliano de Habsburgo en marzo de 1867, primero fue su cuartel imperial una celda conventual y dos meses después su prisión. El edificio entonces se convirtió en un refugio de maleantes y militares sin escrúpulos. En 1890 fray Miguel Zavala informaba de la ruindad del colegio y del templo, al segundo le faltaban sus colaterales. Dadas las circunstancias temporales tampoco se misionaba, eran apenas cinco sacerdotes y un lego. El 1° de marzo de 1908 se dio a conocer a la comunidad franciscana el decreto del ministro general de la Orden, en donde se comunicaba la supresión de los Colegios de Propaganda Fide en la República Mexicana. El edificio permaneció a cargo de la Secretaría de la Defensa Nacional hasta el 17 de agosto de 1946, fecha en que se entregó en custodia a los franciscanos de la Provincia de Michoacán, sin dejar de pertenecer legalmente a la Secretaría de Bienes Nacionales. En este mismo año el templo y sus anexos fueron declarados monumentos artísticos e históricos por el Instituto Nacional de Antropología e Historia. Desde 1957 y hasta la fecha se instaló en el convento el Colegio de Filosofía para los aspirantes al sacerdocio franciscano. Su interior fue restaurado en 1999 y 2000. TEXTO: Extracto del Catálogo de Monumentos Históricos Inmuebles, INAH. #queretaro_en_el_mapa
Default Title