167704 Templo de San Agustín, Querétaro

167704 Templo de San Agustín, Querétaro

Queretaro en el Mapa
Este modelo fue realizado dentro del Proyecto "Querétaro en el Mapa", implementado por el Municipio de Querétaro a través del Programa Hábitat, Vertiente Centros Históricos, contando con el apoyo del Gobierno Federal por medio de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU). En 1724 y 1726 se giraban órdenes reales y virreinales a los prelados de los conventos de Santiago de Querétaro para que informasen sobre la conveniencia de establecer un convento de agustinos de la provincia de San Nicolás de Tolentino de Michoacán. Dos años después, el 8 de febrero de 1728, se expidió la real cédula que concedió la licencia de su fundación. La primera piedra se colocó el 2 de febrero de 1731 y su dedicación a Nuestra Señora de los Dolores tuvo lugar catorce años después. Sus constructores fueron los mismos que los del convento, tanto en la parte del diseño como en la práctica. Se distingue por el lujoso recubrimiento en cantería de sus fachadas y por la calidad y el rico repertorio de novedosos elementos ornamentales. La portada principal presenta una tradicional y bien proporcionada estructura reticular de tres cuerpos y tres calles. A una discreta "trasportada" en el paramento, de trazos lineales, en la que se embeben los nichos, se adosó una portada compuesta de elementos voluminosos casi exentos y una copiosa ornamentación en relieve, que le imparte al conjunto gran plasticidad e interesante juego de luces y sombras. El estatismo de la composición adquiere movimiento con la dirección de los entorchados en las originales columnas ochavadas de capiteles corintios, éstas dirigen el recorrido visual del espectador a las figuras importantes, alojadas en los nichos de los intercolumnios. En ésta armonizan los elementos geométricos y los orgánicos, los refinados y los de acento popular. En la segunda mitad del siglo XVIII, la iglesia lucía retablos dorados realizados por Pedro de Rojas y sus hijos. El retablo mayor fue sustituido en 1844 por uno neoclásico de cantería, según proyecto de Francisco Eduardo Tresguerras. Después de la exclaustración en 1860, el templo pasó al cuidado del clero secular. En 1880 fue recuperado por los agustinos. Durante el priorato de fray Miguel Zavala, (1894—1904) se renovó su aspecto al gusto decimonónico y se construyeron los cinco altares que aún existen: el de la Virgen de Guadalupe tiene un lienzo firmado por Tomás Xavier de Peralta en 1776. La decoración de los muros pervivió hasta la primera mitad del siglo XX, en que se rasparon inclusive las incrustaciones de los pilares que se decía eran de concha nácar. El templo fue declarado monumento histórico el 16 de noviembre de 1935. Desde entonces ha sido remozado varias veces, bajo la supervisión de la Dirección de Monumentos y del Instituto Nacional de Antropología e Historia. Cabe mencionar el magnífico trabajo de carpintería que presentan las puertas taraceadas de la sacristía TEXTO: Extracto del Catálogo de Monumentos Históricos Inmuebles, INAH. #queretaro_en_el_mapa
Default Title